“Todos somos polvo de estrellas». Eso dice Adriana Ocampo, geóloga planetaria colombo-argentina, Directora del programa «Nuevas Fronteras» de la NASA y descubridora del cráter Chixchulub en Yucatán, causante de la extinción de los dinosaurios. Con más de cuarenta años de carrera en la agencia espacial norteamerica, Adriana ha forjado su carrera más allá de las nubes, entre planeta y planeta.

 

Desde muy niña, Adriana Ocampo Uría (1955, Barranquilla, Colombia), sabía que su futuro tenía que ver con el espacio, cuando vio la llegada del hombre a la luna. Jugaba a vestir a Tauro, su perro de raza Fox Terrier, con traje espacial y ella misma lo hacía, al ponerse un colador en la cara y una cacerola en la cabeza para parecer una astronauta, en la cocina de su casa, mientras veía por la televisión en 1969, la llegada a la luna del Apolo 11 y los primeros pasos de Neil Amstrong sobre nuestro asteroide.

De padre payanés, y madre argentina, la historia de esta extraordinaria científica planetaria de 64 años, es fascinante. Pasó su niñez entre Barranquilla y Cartagena y luego su primera juventud la vivió en Argentina. Finalmente, junto a sus padres y sus dos hermanas, llegaron a Los Ángeles, California, a principios de los setenta, para hacer realidad sus sueños.

Adriana Ocampo Uría ha sido considerada como una de las 50 científicas más influyentes del mundo.

Con más de cuarenta años de experiencia como investigadora en la Agencia Aeroespacial Norteamericana, NASA, primero como voluntaria, siendo aún estudiante de secundaria, en un programa patrocinado por la agencia, y luego como pasante de pregrado en Geología en la Universidad Estatal de California, en ese mismo programa llamado Jet Propulsion Laboratory (JPL), que es ni más ni menos, el programa de la NASA que se encarga de la exploración robótica del sistema solar y que ahora también está comisionado de la búsqueda de nuevos planetas fuera de nuestro sistema (exoplanetas). Adriana Ocampo pasó a ser más tarde, investigadora de planta, para finalmente llegar a Directora General del JPL. Hoy por hoy es considerada una de las 50 científicas más influyentes del mundo.

Adriana Ocampo ha forjado su carrera más allá de las nubes, entre planeta y planeta, literalmente. En la actualidad se desempeña como Directora Ejecutiva del programa Nuevas Fronteras (New Frontiers), lo que significa que en sus manos está la responsabilidad de explorar el espacio para encontrar nuevas formas de vida y desentrañar el origen de nuestro planeta. El programa tiene en este momento, sondas de exploración en Venus, Júpiter y Plutón.

También le puede interesar: Rodolfo Llinas recibió el más importante premio en neurociencia

En una entrevista con la sección de ciencia del diario El Heraldo de Barranquilla, en 2017, le preguntaron si se sentía como en Disneylandia (imagen idealizada de algo inalcanzable), a lo cual respondió: “Sí, todavía me siento como en un sueño, me pellizco y no me lo creo. La exploración espacial se ha convertido en mi Disneylandia.”

“La exploración espacial fue mi pasión desde muy joven, y sabía que quería ser parte de ella. Soñaba y diseñaba colonias espaciales mientras estaba sentada en el techo de la casa de mi familia, en Argentina.

En otra entrevista para el portal todoesciencia.gov.co/ de Colciencias en octubre del 2016, hablando sobre la teoría del “Big Bang” y la generación de la vida a partir de la explosión de estrellas, ella afirmaba:

“Todos somos polvo de estrellas. Los elementos que componen nuestro cuerpo se originaron dada la explosión de una estrella. Gracias a que esa explosión ocurrió, fue que esos elementos pesados como el calcio, el hierro, que componen el cuerpo humano, se dieron, y eventualmente fueron traídos aquí, al planeta tierra”.

Sus mayores logros

Uno de sus más importantes logros fue haber descubierto el cráter Chicxulub, encontrado en Yucatán, en el golfo de Nuevo México, que desencadenó la teoría sobre la extinción de las especies. Ella lo explica en una entrevista para una publicación de la propia NASA:

Algo que me enorgullece es mi investigación que condujo al descubrimiento del cráter de impacto Chicxulub. El impacto que formó este cráter causó la extinción de más del 50% de las especies de la Tierra, incluidos los dinosaurios. Escribí mi maestría y doctorado sobre este cráter y hemos dirigido seis expediciones de investigación para estudiar este increíble evento que cambió la evolución de la vida en nuestro planeta.”

Adriana Ocampo Uría ha sido pionera latinoamericana en investigación espacial, es la mujer que más alto a llegado; además fue la primera científica colombiana en participar en programas de exploración planetaria de la Agencia Espacial Europea, ESA, al hacer parte de las misiones Mars Xpress y Venus Xpress. Fue investigadora Senior para esa misma agencia entre 2002 y 2004.

Estos son los nuevos retos que se propone esta experta geóloga planetaria en el futuro cercano:

“Soy responsable de una nueva misión que fue elegida el 5 de enero del año pasado por la NASA y que estará en órbita en el 2021. Irá a una familia nueva de asteroides que se llaman Troyanos, a los que desconocemos realmente. Sabemos que están ahí localizados en una órbita alrededor de Júpiter, pensamos que son los vestigios de otros mundos que se desintegraron durante la época de formación de nuestro sistema solar, hace más de 4.500 millones de años.

La misión se llama Lucy, como el nombre del primer esqueleto de homo sapiens, o sea de nuestros orígenes como humanos. Esta misión también nos llevará a los orígenes de la formación de nuestro sistema solar.”

Incluso menciona que allí puede estar la clave sobre el origen del agua en nuestro planeta. Casi nada.
Adriana Ocampo, monitoreando la sonda Juno, que explora el planeta Júpiter.

Las mujeres y la ciencia

Tiene como referente científico a Marie Curie y considera que las mujeres deberían participar mucho más en ciencia, pero que no ha sido fácil por las estigmatizaciones que han tenido a través de la historia, que las hace menos visibles, a pesar de haber hecho aportaciones importantes, y por eso, cree que es vital continuar incentivando y generando oportunidades para que más jóvenes se dediquen a la Ciencia, ya que para ella “es una gran pérdida para nuestra humanidad que más del 50% de nuestra especie no sea parte de este tipo de disciplinas que nos provee la Ciencia”.

Sobre su vida cotidiana dice: “Amo la naturaleza y todo lo que tenga que ver con volar. Además, me encanta explorar y vivir la vida como si fuera una gran aventura.

Al preguntársele sobre cuál sería el mejor consejo para alguien que quiera seguir sus pasos, no lo duda y dice con firmeza:

«Sueña y nunca te rindas». Cuando piense en la gran aventura que tiene por delante, sueñe y nunca se dé por vencido(a), sea persistente y sea siempre fiel a su corazón. Vive la vida con gusto.”

Relación con Colombia

Adriana Ocampo ha dictado algunas charlas en colegios y universidades colombianas, incentivando a jóvenes para que se involucren con la ciencia. Además trabaja con el Servicio Geológico de Colombia (SGC) y menciona que inició una investigación sobre un cráter de impacto descubierto en en el Valle del Cauca.

“Ahora estoy trabajando con el Servicio Geológico de Colombia con el geólogo Jorge Tapia Gómez y Vivi Vadja, de la Universidad de Lund, de Suecia. Hemos descubierto un cráter de impacto en Colombia.  Eso lo hice en vacaciones, fui a dar una charla en Cali, alguien me llevó unas rocas y fuimos.”

Adriana Ocampo es el ejemplo vivo de que se puede realizar cualquier sueño, siempre y cuando lo busques con persistencia y trabajo. Ella ya va en Júpiter y espera llegar más allá.

 

Referencias