La Política y la Globalización son los temas que abordaremos en nuestra cuarta entrega de la serie «Portadas del Covid-19«, en la que continuamos analizando diseño y contenido de las portadas de revistas del mundo, a lo largo de esta crisis.

La Infaltable Política

La política siempre estará presente como protagonista para bien o para mal (la mayoría de veces) y esta pandemia no es la excepción. La democracia que hay instalada en la mayoría de países del mundo, permite ver que en todas partes «se cuecen habas». Los excesos de poder, el protagonismo, la corrupción, las componendas para elecciones y para pasar leyes favorables a poderosos por encima de los intereses generales, la insensibilidad, la ignorancia, entre otras, ocupan las portadas de Covid 19 en nuestra 4a entrega, y en las cuales se reafirma que a pesar de la pandemia persisten los mismos comportamientos políticos de siempre.

Temas generales

Abrimos con The Economist que trae una composición con los desafíos que han tenido que enfrentar los «políticos de la pandemia» a través de un amenazante virus que está a punto de caer sobre uno de ellos. WProst tiene tres portadas realizadas por el galardonado diseñador polaco Paweł Kuczyński, con temas políticos locales (que resultan universales), ilustraciones muy dicientes y directas. La del 15 de Mayo –«Tiempos absurdos»– es muy dura con la posición del gobierno polaco frente a los trabajadores de la salud, pues los hospitales están en crisis, las enfermeras tienen que coser sus propios tapabocas y los médicos atienden con sus gafas recetadas; en una ilustración surrealista muestra cómo los enfermos son «tratados» con discursos. La del 29/05 destaca la «Ira de los polacos» por las migajas que ofrece el gobierno a los afectados por la crisis: reducción de mesadas, desempleo, largas filas, poca ayuda, escasez de comida, prioridad a elecciones… (¿se les hace conocido el panorama?)

La W. del 11/06 El virus de la injusticia muestra el estado de corrupción y aprovechamiento indebido que hacen los políticos y sus aliados de la situación sanitaria para enriquecerse a costa de los más débiles (parece una revista latinoamericana). Tempo (Indonesia) ilustra el mismo tema pero referido a la compra de deficientes pruebas rápidas para Covid-19 que está matando gente al hacerles creer que no están enfermos, y son achacadas a mafias y corrupción. Politika (Polonia) nos trae el tema de elecciones y pandemia y su coincidencia en Polonia, en una portada que se hace las preguntas de rigor: coaliciones, quién será el mejor, para dónde vamos…, poniendo en evidencia la dificultad de elección de los votantes, y hace el símil con el juego de la gallina ciega, en un rostro con los ojos cubiertos con una mascarilla.

También le puede interesar: Liliana Toro: Retrato de Otto de Greiff

El peligro del exceso de poder en manos de algunos gobernantes por la crisis del Coronavirus, es el análisis de The Economist del 28 de marzo, con una ilustración que muestra cómo estamos sometidos. El número de abril 05 de la misma revista nos trae la difícil decisión sobre vida y economía que enfrentan los gobiernos de cara a la pandemia; mientras tanto, sigue muriendo gente. L’Espresso (Italia), en medio de la grave crisis sanitaria presentada en ese país, se pregunta por el manejo político y económico que le ha dado el gobierno, en una portada resuelta en dos tintas planas, que muestra la soledad en las calles.

Maclean’s (Canadá) nos pone a reflexionar sobre la crisis del sistema social y económico que rige, prácticamente, en todo el mundo: El Capitalismo, con una imagen de la ya reconocida niña «sin miedo», símbolo de la lucha contra el machismo -y en esta foto, en contrapicado, representando a los menos favorecidos-, «plantándole cara» al edificio de la Bolsa, en Wall Street, NY, símbolo del capitalismo.

Los jefes de Estado y sus tribulaciones

Los mandatarios de todos los países alrededor del globo han tenido que afrontar la crisis, algunos con mejor suerte que otros, y ninguno se ha librado de las críticas. El excéntrico primer ministro británico Boris Johnson, además de pasar un susto y la cuarentena por haberse contagiado, ha tenido protagonismo político y económico; Money Week se pregunta si será suficiente el dinero inyectado a la economía británica, dinero, por cierto, que ha sido prestado por el Banco Central, en una criticada operación –Helicopter money-; entretanto, The European lo coloca como un activo guardaespaldas en defensa de uno de sus más cercanos asesores, Dominic Cummings acusado de violar sus propias reglas sobre aislamiento, al viajar al norte de Inglaterra con su esposa e hijo. Lo absurdo, es que Cummings ayudó con la estrategia del «Quédese en casa» para evitar contagios. Otro que ha tenido que enfrentar críticas es el presidente francés Emmanuel Macron a quien la revista Valeurs culpa por la mala gestión durante la pandemia.

Mientras tanto Le Point le augura un duro camino a sus iniciativas, cuando se enfrente al laberinto de la burocracia francesa, con un fondo de tormenta. Woche, en su edición de mayo 08, resalta las ayudas –salvavidas– que el gobierno de Angela Merkel les ha dado a las empresas alemanas para paliar la crisis y se pregunta si las debe salvar a todas. La misma revista Woche del 26/06/20 resalta el liderazgo de la canciller alemana frente a la pandemia –Merkel Maravilla, aludiendo a La Mujer Maravilla, superhéroe de cómics-, tanto en su país como en la Unión Europea, sobreponiéndose a las salidas en falso de Trump.

También le puede interesar: De avanzada edad (o el pasajero delirio de creerse eterno)

El Presidente chino Xi Jinping también ha sido blanco de críticas. La revista Time de febrero hace un análisis sobre los problemas generados por el mal manejo inicial de la pandemia por parte del gobierno chino y lo muestra con la cara roja, sudoroso y con mascarilla -la que sería vestimenta obligada a partir de ese momento en todo el mundo-, por esa causa. Woche del 22/05 pone en tela de juicio el poder mundial y los pasos en falso que ha dado China ante la crisis del coronavirus, con una imagen del presidente resbalando con el virus. The New Republic (USA) lo junta con Trump para pedirles que se callen y así evitar el contagio de sus propios errores en el control del virus.

Trump «El Diplomático»

Mención especial para el «diplomático» y «sabio» gobernante gringo que receta y hace comentarios que provocan «orgullo» en algunos sus compatriotas extremistas -sobre todo a los que tienen armas- y los empodera para fomentar los más disparatados y peligrosos comportamientos (prescribe blanqueadores; incita marchas pro open economy y bloqueo de hospitales en plena pandemia; revive los supremacistas blancos, entre otros). The New Yorker, en una icónica portada, lo «retrata» en lo suyo: diciendo disparates sin medida y con una mascarilla a manera de venda sobre los ojos, mostrando la ligereza e insensatez de sus comentarios; The Spectator (UK), ilustra la discusión planteada por Trump con China, sobre la culpa de la generación y propagación del que él llama «virus chino». Time por su parte, trae una imagen similar a la del New Yorker, con un descontrolado presidente que quiere reabrir la economía a cualquier costo, pero la revista pone en tela de juicio su manera de hacerlo.

Knack (Bélgica) lo pone jugando como un niño sobre el «balón» del coronavirus (y así lo tiene: USA es el país con más contagiados y muertos del mundo, y no para). La revista alemana Woche lo muestra, prepotente, vestido como un general del ejército de independencia y montado sobre la bala de cañón del coronavirus, dando órdenes y exponiendo, conscientemente, a sus gobernados más débiles (ha mencionado la proporcionalidad de muertos contra la ganancia económica). En The New Yorker aparece en una sala de cirugía, como un experto cirujano, en traje de calle y sin ninguna protección, rodeado de sus asesores científicos -con cara de asombro-, a propósito de sus despropósitos en materia de salud.

Otros mandatarios no se quedan atrás. El presidente de indonesia fue criticado por no responder con presupuestos acordes a la magnitud de la crisis y aparece escudado en su ministro de salud bajo el mismo tapabocas en una portada de Tempo. La revista checa Reflex también critica la «política del mejor amigo» de su presidente Miloš Zeman -con pánico y sofisticada mascarilla-, quien trata de no asustar a la gente logrando el efecto contrario. Politika (Polonia) cuyo país se encuentra en plena campaña por la presidencia, «corona» anticipadamente, la reelección de su presidente, Andrzej Duda, dadas las ventajas que le produce la crisis sanitaria.

Tampoco los jefes de estado latinoamericanos se escapan de la crítica a sus acciones de gobierno. En Argentina, la larga cuarentena es el motivo de discusión en la portada del periódico Noticias de la semana que gradúa de médico al presidente Fernández, con una ilustración de aspecto «fotocopiado». Le Monde Diplomatique (Brasil) coloca al irresponsable presidente Bolsonaro, como un jinete del antiguo oeste norteamericano -incluida su pistola al cinto y sombrero de cowboy-, montado sobre una bola de coronavirus, y de fondo, una gran montaña excavada, formando el mapa del Brasil, lleno de tumbas. Por su parte, la revista mexicana Siempre, crítica del gobierno, trae una caricatura del presidente AMLO saliendo de la habitación de hospital, llevándose una bolsa de medicamentos (se le ha acusado a su gobierno de corrupción) y resaltando su «austeridad franciscana»(4T) en la que receta paracetamol -un conocido fármaco para la gripa que no tiene capacidad antiinflamatoria-.

Los efectos de la globalización

La globalización ha sido un tema que ha estado en boca de todos en los últimos 20 años, a raíz del avance tecnológico y de comunicaciones y los tratados de libre comercio. El covid-19 ha sacado a la luz algunas de sus debilidades, entre otras la rapidez de la propagación y que la economía, al estar interdependiente, ha sido afectada profundamente. Der Spiegel (Alemania) de febrero, por ejemplo, responsabiliza a la China por el nuevo virus; en tanto que The Economist declara la pandemia en el mundo, haciendo una emulación de la Tierra como un átomo con electrones, neutrones y protones de coronavirus girando amenazantes. El MIT Technology Review es más pesimista y pone a girar más rápido la tierra por culpa del Covid 19, y propone navegar en ese remolino.

Por su parte Foreign Policy (FP) se pregunta si es el fin de la globalización, en una dramática imagen en la que el coronavirus hace trizas el mundo; mientras que Fortune, coloca a la tierra empaquetada y resignada en una bolsa y The Economist del 21 de marzo, declara cerradas todas las actividades en el mundo, en una imagen contundente, que ha sido replicada muchas veces.

WProst de marzo, presagia la magnitud de la enfermedad «que cambiará al mundo» y lo muestra en el ojo de una cara de múltiples colores. The Guardian Weekly de abril deja en suspenso el fuerte «mazazovirus» que recibió el mundo y lo transformó en apenas 100 días. The Economist del 16 de mayo, se despide de la globalización debido al fuerte efecto económico que deja la «virulenta» crisis, en una imagen que pela al mundo como si fuera una naranja. Advierte sobre -quién creyera- «el peligro de la autosuficiencia.»

BusinessWorld (India) propone una dura pelea contra el virus y detalla cómo lo enfrentan los países de su región. El semanario alemán Wirtschafts Woche muestra los dientes afilados y amenazantes en el logo de Amazon quien se deleita con la fortuna que le deja la pandemia, aunque advierte que los pequeños establecimientos no bajarán la guardia. The Economist del 18/04 se pregunta si China ya superó la crisis, en una aparentemente idílica imagen, que no es otra cosa que un sol en forma de virus que ilumina Shanghai, la ciudad más grande y moderna de China, luego de haber «exportado» la mortal enfermedad. Ahora sabemos que hay un rebrote en Beijing.

Te interesa publicar en nuestro sitio? Sigue este link: https://quintopiso.net/colaboradores/

The Economist del 07/03 se cuestiona, en una portada tipográfica sobre cúal será la correcta medicina contra el coronavirus, colocando cápsulas en el ojo de las letras redondas. Prospect avizora una luz al final del túnel de virus y plantea la reconstrucción después del Covid-19. Por su parte la revista Open (India) se adelanta y prevé un nuevo orden global después del Covid-19. Como curiosidad, desde el comienzo de la pandemia (marzo), la letra O en su logo está cubierta con una mascarilla.

Dos revistas alemanas son optimistas: Der Spiegel del 18/04, resiliente, vislumbra esta crisis como una oportunidad de cambio, en una portada donde se quiebra el virus y se vislumbra un renacer de la Tierra; en tanto que Stern analiza por qué los recuperados representan una ayuda importante para los contagiados (plantean la no repetición y por tanto su sangre aplicada en contagiados, puede servir para contrarrestar el efecto de la enfermedad), con una imagen a manera de infografía de la Tierra y alrededor contagiados y no contagiados, alternados. Finalizamos con la revista de educación Pallikutam que pasa la página oscura del coronavirus y deja ver un mundo libre de virus.

Nuestra próxima entrega: (5) Pánico y afectación social

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬