Por Oscar Domínguez*

A partir de hoy comenzamos a publicar las colaboraciones del veterano periodista paisa Oscar Dominguez (Montebello, Antioquia 1945). Óscar es un cronista de su época. Nos narra con mucho humor y sensibilidad algunas de sus vivencias personales, como persona atenta que ha conocido, gozado y sufrido las historias que nos cuenta, con una fluidez de palabra excepcional. Queremos agradecer su gentileza y esperamos que disfruten con su divertida pluma. QP

Selfi de Oscar encuarentenado

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

Uno vive cómodo en ese hotel de cinco estrellas llamado “hotel mamá” y de pronto, pum, descubre que está en la pasarela mundo.

Durante los primeros años vivimos en una especie de deliciosa patria boba infantil en la que no sabemos de dónde somos vecinos. Pero el reloj biológico nos regala segundos que “uno tras otro son la vida”, hasta que, de pronto, nos damos cuenta de que hacemos parte del paisaje. Hemos envejecido.

Les comparto algunos testimonios de personalidades que accedieron a hablar de su primer frente a frente con la vida:

El hermano Andrés Hurtado, educador, cazador de arco iris, periodista, fotógrafo, empezó a tutearse con la vida “a los tres años y pico cuando me fui de casa buscando el nacimiento de un río. Me encontraron casi muerto de hambre y de frío. Y sin saber cómo nacen los ríos.

Como laureado poeta, Juan Manuel Roca miente en prosa y en verso. Cuenta sobre ese primer deslumbramiento: “Estaba hibernando. Alguien interrumpió mi sueño. Lo que se volvió una pésima y reiterada costumbre a lo largo de mi vida”.

Francisco Maturana, odontólogo anónimo sin muchas cirugías dentales en su hoja de vida, filósofo del fútbol, técnico de varias selecciones, evocó el primer contacto con su entorno: “Mi mamá y su preocupación por darme todo”.

Alexis García, futbolista, actual técnico de La Equidad. “ Los picaos de fútbol, en mi barrio (La Floresta, Medellín) , porque era discriminado, por pobre y negro, pero cuando jugábamos era el capo de la gallada”.

Darío Silva-Silva, pastor de la Iglesia Casa sobre la Roca, liberal ayer, teólogo hoy, fue breve como un haikú: “Mi abuelo a caballo”. Y se fue a salvar almas.

Humberto de la Calle Lombana, excandidato: “Como vivíamos en una edificación inmensa, digamos que mi primer recuerdo se centra en la infinitud de los espacios, el misterio del laberinto y la pasión por las máquinas, porque mi hermano mayor andaba todo el día en un triciclo desvencijado”.

“La falda de mi mamá ondeando a la altura de mis ojos, mientras caminábamos”. (Jorge Franco, escritor autor de novelas como Rosario Tijeras, llevada al cine)

Bernardino Hoyos, paisano de los poetas Barba Jacob y de Darío Jaramillo Agudelo, se remitió a su infancia en Santa Rosa de Osos, Antioquia: ”Un temblor de tierra hacia las once de la noche. Todo el mundo salió de la casa. ¡Volvieron por mi cuando había pasado el temblor!”.

El poeta Darío Jaramillo Agudelo debe su vocación literaria a las tempranas lecturas que le hacía su padre, don Alfonso. Así empieza “Historia de una pasión”, su autobiografía por entregas: “En uno de mis recuerdos infantiles más remotos, yo tengo cuatro o cinco años. Mi padre me lee de un libro. Un texto maravilloso sobre la muralla china”.

Pilar Bonnett, poetisa, novelista, maestra: “Buceo en mi conciencia, buscando mi recuerdo más antiguo y sé, a mis tres años, que he tenido un hermano, que hay una vitrola que suena, que mi madre dice ‘hace calor’, que me envía a tomar aire afuera, en brazos de la dentrodera”.

“Mi primer recuerdo en este mundo es un bombardeo que mis padres disimularon diciéndome que estaban clavando caramelos en las paredes. Yo no había cumplido cuatro años”. (Doña Ana María Busquets de Cano, viuda del asesinado director del diario El Espectador).

Pido permiso para ponerme al lado de tan ilustres contribuyentes primarios para echar mi cuento: Abro los ojos en la huerta de mi casa en una acuarela llamada Versalles, un pueblito en sánduche entre Minas y Santa Bárbara, y me encuentro con un estupefacto espantapájaros, triste por el oficio que le impusieron.

En reciprocidad, desde hace años, un espantapájaros de paja, comprado en el mercado de las pulgas, me hace dulce compañía, en competencia con el ángel de la guarda que me tocó en reparto. ¡Pobre ángel!

También le puede interesar: Francisco Carranza: La otra mirada de las noticias

En vida del poeta Óscar Echeverri Mejía nos repartimos la presidencia y la vicepresidencia de la Asociación Protectora de Espantapájaros, APE. Él coleccionaba espantapájaros (foto); también este servidor de tintos. Pero me cedió la presidencia.

El poeta Óscar Echeverri Mejía acompañado de algunos de sus espantapájaros. Foto OD.

Suyo es el siguiente poema:

Réquiem por un espantapájaros

Por Oscar Echeverri Mejía

Proyecto de hombre. Ayer
Amigo y protector de la cosecha,
Hoy te acoges a un árbol vencido y solitario.
Has perdido tu embrujo,
Ya no inspiras respeto:
Te ha destronado el Tiempo.
Caído rey de burlas,
Ha coronado un ave
Con desafiante nido tu humillada cabeza.

Te interesa publicar en nuestro sitio? Sigue este link: https://quintopiso.net/colaboradores/

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

*Óscar Domínguez Giraldo, 74 años, nació en Montebello, Antioquia. Casado, dos hijos, cuatro nietos. Ajedrecista de corazón y periodista por vocación; se considera «bogoteño» por haber vivido la mayor parte de su vida profesional trasegando sus calles. Fue redactor político, jefe de redacción y director de la agencia de noticias Colprensa. También tecleó para La República, El Espacio y la agencia de noticias CIEP. En radio trabajó en los noticieros de Todelar, RCN, Súper y el GRC. Fue corresponsal de la Voz de Alemania-DW y Radio Francia Internacional-RFI. Escribe semanalmente la Columna Desvertebrada para El Colombiano, de Medellín, y cada quince días la  columna Otraparte, en El Tiempo. De estas columnas ya han surgido seis libros …y esperen más. Lo puede seguir en http://www.oscardominguezgiraldo.com/

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬