La contaminación en las aguas de los rios está llegando a extremos de comprometer la vida natural en estos afluentes

Los anónimos que están ayudando a salvar el planeta

La humanidad está acabando el planeta. Y cuando hablamos de humanidad estamos hablando de nosotros mismos: miles de millones que talamos, botamos basura, somos indolentes con la cadena de generación de agua, no cuidamos los páramos, esa gran fuente de generación de agua, porque la economía está por encima de los recursos vitales; tenemos terrenos aptos para la agricultura subutilizados en ganadería; explotamos recursos naturales desollando la tierra y dejándola árida; matamos especies enteras y ni nos enteramos; privilegiamos lo decorativo y banal por encima de lo ecológico y esencial, el petróleo por encima de las energías limpias, o la minería por encima del agua, en fin, estamos acabando con nuestro planeta.

El Premio Ambiental Goldman

Eso suena catastrófico y apocalíptico. Pero por fortuna, hay muchas personas que se están preocupando por estabilizar o revertir los daños que le hacemos todos los días a nuestra madre naturaleza.

El Premio Ambiental Goldman es uno de los más prestigiosos del mundo, fue creado en 1989 y premia esfuerzos individuales promovidos por líderes comunitarios que trabajan por proteger el medioambiente, «reconoce a los individuos por sus esfuerzos sostenidos y significativos para proteger y mejorar el medio ambiente natural, a menudo con un gran riesgo personal. …Al reconocer a estos líderes individuales, el Premio busca inspirar a otras personas comunes y corrientes a tomar acciones extraordinarias para proteger el mundo natural(Goldman prize). Es considerado el nobel del medio ambiente.

Francia Marquez activista caucana, ganadora del Premio Goldman 2018. Foto: Goldman Prize

Para la versión del 2018, una de las premiadas fue la líder de la comunidad afrocolombiana, Francia Márquez, quién organizó a las mujeres de la comunidad caucana de La Toma y detuvo la extracción ilegal de oro en sus tierras ancestrales, pero sobre todo, la contaminación con mercurio y cianuro del rio Ovejas que provee el agua a la población. Ella encabezó una marcha de 10 días a Bogotá de 80 mujeres, exigiendo la eliminación de todos los mineros y equipos ilegales que estaban azotando a su comunidad, lo que finalmente logró. Infortunadamente, Francia tuvo un intento de asesinato hace pocos días.

Las activistas antinucleares sudafricanas Liz McDaid de 55 años y Makoma Lekalakala de 53, ganaron el prestigioso Premio Goldman 2018. Al fondo la estación nuclear de Koeberg.

Dos mujeres sudafricanas, Makoma Lekalakala & Liz McDaid, ganaron también el premio en 2018 por su lucha antinuclear. El Tribunal Superior de Ciudad del Cabo anuló un acuerdo nuclear entre Rusia y el país africano al considerarlo inconstitucional, aduciendo que se había aprobado sin ningún tipo de consulta parlamentaria o popular. Lekalakala, de 53 años, nacida en Soweto y directora de la ONG Earthlife, McDaid, de 55, natural de Ciudad del Cabo y veterana activista antinuclear, lograron tumbar un acuerdo por más de 76 millones de dólares!.

Wendy Bowman, de 80 años, una de las ganadoras del Premio Goldman 2017

En 2017 el premio fue otorgado a seis personas, entre las cuales se encuentra la granjera australiana Wendy Bowman, de 80 años. Esta valerosa mujer fue capaz de impedir que la multinacional minera Yancoal, de China, se quedara con la granja de su familia, para desarrollar un proyecto carbonífero, tras una lucha legal de más de 5 años; y de paso, protegió a la comunidad de la contaminación y la destrucción ambiental.

 

El Lider indígena guatemalteco, Rodrigo Tot, otro de los ganadores

Otro de los premiados fue el líder indígena Rodrigo Tot, de Guatemala, de 59 años que guió  a su comunidad para protestar y exigir al gobierno a que emitiera títulos de propiedad para el pueblo Q’eqchi, luego de descubrir que varias páginas del catastro oficial habían sido borradas o destruidas en un intento deliberado de negar a su pueblo sus derechos sobre las tierras. Para recuperar el historial de los títulos originales comenzó un esfuerzo legal que finalizó con el fallo que obligó al Estado a devolver esos títulos a sus propietarios ancestrales y logró evitar que una tragedia ambiental causada por la explotación del níquel en la zona, se expandiera a su comunidad. Ese logro tuvo un costo personal para Tot, pues perdió a dos de sus hijos en un oscuro atentado, al parecer propiciado por la propia empresa minera afectada.

Este premio fue entregado tambien a otros tres colombianos: Nohra Padilla en 2013, por su lucha con los recicladores de Bogotá por poder licitar contratos para el manejo de basuras; Libia Grueso en 2004, Por obtener los derechos territoriales de 2.4 millones de hectáreas para las comunidades negras del Pacífico; y Berito Kuwaruwa en 1998, indígena U’wa, de 61 años, por su lucha contra la poderosa multinacional petrolera Oxy que pretendían explorar en sus territorios sagrados. «Reafirmamos que para los U’wa nuestro territorio, nuestros recursos naturales y nuestro pueblo no son negociables. Ellos deben ser respetados de acuerdo con las leyes de la naturaleza. (declaración Pueblo U’wa.

Son pequeñas pero significativas acciones. El siguiente video, producido por Nation.com, muestra otras, pero hay muchas más que deberían ser visibilizadas y contadas, o mejor, reproducir. Algunos de los ejemplos mostrados son cercanos a nosotros, como el hombre en Ecuador que recoge colillas y hace esculturas para vender a turistas; o el joven ingeniero peruano que ayudó a descontaminar el lago de su infancia y ahora replica su experiencia en otros países; o los que utilizan el tetra pack, elemento que por su composición y diseño contiene muchas capas que son difíciles de descomponer y se están utilizando para elaborar objetos nuevos e incluso casas.

Personas que están salvando al planeta

Aunque el mundo pueda estar en crisis existen muchas personas que están tratando de cambiar las cosas.

Posted by Nation on Saturday, January 12, 2019

Educación medioambiental

A nivel pedagógico, estaría bien que en las escuelas se implementen dentro de sus actividades escolares, prácticas educativas en ecología y descontaminación, y campañas que propendan por un cambio cultural y de costumbres respecto al manejo de sus desechos, esto podría llevarnos a tener ciudadanos más conscientes de su entorno y ayudar a que haya un mejor futuro para todos. 

Jóvenes de una escuela rural, recogen basura de su entorno y la clasifican

Algunos profesores, especialmente en áreas rurales, que conocen el problema, se lo han tomado muy en serio y han involucrado a sus alumnos en campañas para cuidar y limpiar su entorno: ríos, quebradas, playas; la siembra de árboles, la racionalización en el uso de plásticos, particularmente los que están diseñados para un solo uso, por ejemplo. Eso hace más por el planeta que las discusiones estériles que se dan en los foros sobre sostenibilidad y medio ambiente que se programan en todo el mundo.

Si usted está haciendo algo que aporta o ayuda a mejorar las condiciones de nuestro entorno o conoce más causas y héroes proambientales, ayúdenos a hacerlos visibles. Vale la pena dar a conocer su ejemplo, el planeta se lo agradecerá.

 

Referencias

www.goldmanprize.org/ 

https://www.lavanguardia.com

Voces de Amerikua , Berito Kuwaruwa (Cobaría), Pueblo U’Wa, Colombia