«Puedes llorar porque se ha ido o puedes sonreír porque ha vivido«. Estos son versos del poema de David Harkins “Se ha ido» o también conocido como «Recuérdame”, que rescata lo positivo de haber compartido con alguien que ahora ya no está.

 

“Se ha ido» o «Recuérdame” es un poema de David Harkins, que ha sido mencionado en las redes como de origen escocés, anónimo, y que es utilizado para despedir a sus muertos, pero la historia es un poco diferente. Sin embargo, como tal, fue leído por la reina Isabel II en el funeral de la reina madre en el año 2002. Esto lo ha hecho aún más conocido y por consiguiente, fue una buena razón para que los grandes medios británicos se ocuparan de averiguar su verdadero origen.

Según El País de España, la BBC publicó un artículo titulado “El misterioso origen del poema funerario” y contaba que The Times no había encontrado rastros en los registros literarios de su país. Sin embargo, el diario The Guardian publicó la verdadera historia contada por el propio Harkins, quien reivindicó su autoría.

Este es el poema

 

Se ha ido
(o Recuérdame)

DAVID HARKINS
(Cumbria, Inglaterra, 1958)

 

Puedes llorar porque se ha ido,

o puedes sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva

o puedes abrirlos y ver todo lo que ha dejado;

tu corazón puede estar vacío

porque no lo puedes ver,

o puede estar lleno del amor

que compartisteis.

Puedes llorar, cerrar tu mente,

sentir el vacío y dar la espalda,

o puedes hacer lo que a ella le gustaría:

sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

 

«Puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva, o puedes abrirlos y ver todo lo que ha dejado»

 

La verdadera historia

Cuenta David Harkin, que lo escribió cuando tenía 22 o 23 años y estaba enamorado de una muchacha y como no se sentía capaz de decírselo porque él era muy tímido, le escribió este poema en vez de invitarla a salir. Un verdadero “amor platónico”. Parece que ella tampoco conoció el poema.

Menciona el autor, que envió  sus poemas a algunas revistas literarias pero que nunca fueron publicados oficialmente. Atribuye como posible origen de la circulación de su ahora famoso poema, a esos envíos, puesto que él nunca lo publicó. Según The Guardian, la reina lo conoció en una antología publicada en 1990 en la que aparecía con el título “Se ha ido” y sin autoría conocida.

También le puede interesar: Una muerte lenta: poema de Marta Medeiros

El mismo Harkins se sintió sorprendido: «Al principio, no podía creerlo, me sentí orgulloso, humilde. No sabía que las personas lo usaban como consuelo cuando habían perdido a sus seres queridos». Sabía que su poema circulaba por las redes pero no se imaginaba su notoriedad y el cambio del sentido original que tenía: de poema de amor a sentida despedida. Y verdaderamente así lo es. «Nunca fui buen escritor, y mis poesías nunca fueron buenas. No estoy para nada triste, solo quería dejar las cosas claras».

La poesía sentida. El sentido del poema

Respecto a la intencionalidad, pasa como con algunas obras artísticas contemporáneas: el sentido se lo terminan dando los espectadores, porque su complejidad formal o lectura no es tan literal como en las obras románticas o clásicas. El poema, a pesar de estar titulado en primera persona (Recuérdame), está narrado en tercera persona, de ahí su otro título (Se ha ido) y tiene la virtud de parecer la despedida a alguien muy querido que a partido, pero que queremos recordarlo como era en nuestros corazones. Rescata lo positivo de haber compartido con alguien que ahora ya no está y esto no corresponde tan claramente a la historia de amor concebida por el autor. Creemos que perdurará más con el sentido de despedida final (duelo) que le ha asignado la gente.

También le puede interesar: La nueva vejez: vivir plenamente la edad

Otros escritos apócrifos

Este es otro escrito enigma que por fortuna, ha develado su propio autor. Pero no es el primero ni será el último. Ya ha pasado con escritos atribuidos a Borges, a García Márquez, a Cortázar, a Neruda, a Einstein… que resultan ser de otros autores, pero que la notoriedad de los escritores mencionados le dan un valor mayor. En fín, sucede porque gente poco informada encuentra algún escrito que le llama la atención en las propias redes, lo publica con esa autoría porque le parece que es de… sin preguntarse por su verdadero origen. Para no caer en el mismo error, solo basta hacer una contrastación de fuentes para percatarse de quién es el autor original.

 

Fuentes:

https://verne.elpais.com