¡Rompamos la monotonía de la rutina!
Este poema fue escrito por Marta Medeiros y publicado originalmente en su libro«Non stop, crónicas de la cotidianidad». Es una reflexión sobre las rutinas, que ella las compara como a «una muerte lenta». Para evitarlo, nos propone romper esas rutinas mejorando nuestra actitud y abriendo la mente a nuevas experiencias.

 

«Una muerte lenta» es un poema original de Marta Medeiros, poetisa y cronista brasileña, de 58 años, quien escribe desde hace más de 25 años para el diario Zero Hora de Sao Paulo. Ha publicado una veintena de libros, entre los que se destacan Topless, Medianoche en un Cuarto, Cartas Extraviadas y otros Poemas una compilación de poemas y el más conocido de todos: Tren bala, una recopilación de sus crónicas, y que fue adaptado al teatro, al igual que «Diva«, otro de sus libros. Actualmente sigue activa en la escritura y además, es columnista de la sección ZH Donna del mismo periódico.

Somos «esclavos del hábito»

El poema, publicado originalmente en su libro«Non stop, crónicas de la cotidianidad«,es una reflexión sobre las rutinas, que sin pensar y a veces sin preguntarnos por qué, seguimos repitiendo. Nos acomodamos en nuestra «zona de confort»; caemos en lo que Jon Kabat-Zinn, creador del Mindfulness, llama «reacciones automáticas» o automatismos, pues como dice la autora, nos volvemos «esclavos de rutinas», y nos lo hace caer en cuenta al describirlo como una «muerte lenta».

«Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar».

Marta Medeiros propone que hay que romper esas rutinas, ser menos prevenidos, mejorar nuestra actitud y abrir la mente a nuevas experiencias y sensaciones.

Este reflexivo poema de Marta Medeiros que circula por las redes sociales, sigue siendo atribuido a Pablo Neruda y con esa «autoría» le ha dado la vuelta al mundo desde hace varios años. Uno de los más famosos desinformados fue el político italiano Clemente Mastella, líder de la Unión de Demócratas para Europa, quien lo hizo aún más famoso al leerlo en el parlamento de su país, cuando votó en contra de la moción de confianza solicitada por el entonces primer ministro Romano Prodi, haciendo esa alusión.

Seguramente, Mastela cayó en el error, como otros miles, al sacarlo de internet sin confirmar la verdadera autoría, y por ser persona con notoriedad e influencia mediática, muchos también se lo creyeron.

La rutina nos hace más predecibles, menos creativos y carentes de audacia

Una muerte lenta

Marta Medeiros
(1961, Sao Paulo, Brasil)

 

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca,
quien no arriesga vestir un color nuevo
y no le habla a quien no conoce.
Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.
Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las “íes”
a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.
Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente
quien no viaja, quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente,
quien pasa los días quejándose
de su mala suerte
o de la lluvia incesante.
Muere lentamente,
quien abandona un proyecto
antes de iniciarlo
,
no preguntando de un asunto que desconoce
o no respondiendo cuando le indagan
sobre algo que sabe.
Evitemos la muerte en suaves cuotas,
recordando siempre que estar vivo
exige un esfuerzo mucho mayor
que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia
hará que conquistemos
una espléndida felicidad.

 

 

Hasta aquí el poema pero lo podemos complementar con estas estimulantes consignas que nos pueden servir de colofón:

¡Vive hoy!

¡Arriesga hoy!

¡Hazlo hoy!

¡No te dejes morir lentamente!

¡No te impidas ser feliz!

Les adjunto un video que recrea con imágenes el texto de Marta Medeiros

 

Fuentes:

https://www.abc.es

https://culturizando.com/