Buscamos colaboradores. Si te interesa, entra a esta sección: https://quintopiso.net/colaboradores/

[Continuación – Teresita Gómez: Una vida llena de contrastes y piano (1)]Segregación – Casi renuncia a su pasión por una operación –  Los compositores que le fascinan – La música es una sola – Soy un toro que merece ser indultao.

«Mi negra camina en versos de cuatro o cinco tonadas, Su habla es un canto largo, con las palabras cortadas. Mi negra es dulce por fuera. Por dentro yo no sé nada. Por dentro mi negra tiene alguna cosa guardada.

Alheña y azúmbar – Jaime Jaramillo Escobar

Segregación

El ambiente conservador y elitista que primaba en la sociedad antioqueña de entonces, hizo más difícil la vida y el desarrollo artístico de la pianista nacida en Medellín. Teresita ha manifestado en diferentes ocasiones, a propósito de la segregación que ha vivido:
“En el ámbito musical realmente no sé cómo hice para sobrevivir, pues había     muchísima segregación. La música clásica siempre ha sido para los blancos, y que una negra (mujer y además negra) tocara música clásica era una idea que la sociedad en que crecí no quería aceptar”. “Ser pianista y ser negro era un combinación inaceptable. Hoy cada vez más músicos negros incursionan en la música clásica, lo cual es digno de ser aplaudido”
Teresita en uno de sus recitales más recientes. Foto: Diana Rey
Ha remarcado que el piano para ella no es un instrumento, sino la extensión de sus dedos, pues el instrumento real, aquel que produce música y sentimientos, es ella misma. Y a sus 76 años así lo sigue demostrando.Después de su delicada operación de las manos en 1995, duró tres años en convalecencia en los que no tenía control de movimientos y había perdido la fuerza natural de sus dedos. Pensó que no volvería a tocar el piano.
“Pero fijate, me ayudó Bach: salí avante gracias a Bach. Bach es un ser religioso, un místico, me da mucha serenidad. Es el único compositor que te quita la depresión, porque es mántrico, repetitivo. Por eso es tan bueno para el jazz. La música es antes y después de Bach.
Como vemos, tiene su propio concepto sobre los compositores que le inspiran y le fascinan: De Chopin dice que
”llevó el piano al nivel de la poesía: no es un músico, es un poeta. Puso a cantar el piano. Sé qué es un buen Chopin porque lo he tocado en Varsovia, sé cómo debe sonar.” “Beethoven es fascinante, grandioso. Es igual a fuerza. Su música es el mundo que él construyó. Vivía en la adversidad, era pobre, sordo y se enamoraba de las condesas. No le faltó sino ser negro.” “Tocar Mozart es estar en una cuerda floja, como si a un mantel de lino blanco le cayera una gota de vino rojo.”

«La música es una sola»

Klein resalta en su texto, que para Teresita «la música es una sola»,
“Por lo tanto, es absurdo seguir separando la música “clásica” de la “popular”. Siempre les ha insistido a sus estudiantes que no se encierren en los clásicos y que “se abran a tener la experiencia de tocar tango o salsa”, pues “la música clásica vino de la música popular; nunca fue al contrario, y por eso siempre les digo a mis estudiantes que toquen todo sin prejuicio”. Los compositores colombianos, clásicos y populares, “tienen que tocarse con el mismo sentimiento, la misma expresión y el mismo rigor técnico” con que se toca a los maestros europeos.”
Teresita Gómez ha grabado varios discos, entre los que se encuentran ‘Teresa Gómez a Colombia’ (1983), ‘Para recordar compositores colombianos’ (2000), ‘Íntimo’ (2006) y ‘Antología I’ (2007). Ha compartido cartel con algunas de las figuras más importantes de la escena músical contemporánea y hecho recitales en muchas ciudades del mundo en las que ha dado a conocer los autores colombianos. Le fue otorgada la Cruz de Boyacá en 2005 y fue condecorada por la Orquesta Filarmónica de Bogotá con la Orden al Mérito Filarmónico en 2017.
Teresita Gómez y Blanca Uribe son las mejores pianistas que ha dado el país
En el XII Festival Internacional de Música de Cartagena, en 2018, tocaron juntas Blanca Uribe y Teresita Gómez, contemporáneas y coterráneas pero que curiosamente crecieron y se formaron en ambientes sociales y académicos contrastantes. Ellas son quizás, las mejores pianistas que ha dado el país en toda su historia.

“Yo soy un toro que merece ser indultao”

Su vida de contrastes la contó la propia Teresita más coloquialmente, en una entrevista realizada por Cristóbal Peláez en el año 2012 para la revista ‘Medellín en Escena’ y que tiene un título que habla de su lucha de toda la vida contra la sociedad pacata de mediados y finales del siglo XX, contra la segregación racial, contra los prejuicios de clase, contra la pobreza, contra las adversidades, y en el que pide, sin angustia, con la fortaleza pero sobre todo, con la dignidad que le dan los años: “Yo soy un toro que merece ser indultao”.Por eso el merecido homenaje que le brindará el teatro Colsubsidio con el ciclo de pianistas que se inició en mayo y finalizará en Octubre de este año (2019). Homenaje a una luchadora incansable que nos ha regalado sus mejores virtudes: Su tenacidad, el amor por la música, su fortaleza mental y la pasión por la docencia. Fuentes:Cristóbal Peláez González. “Yo soy un toro que merece ser indultao”. Entrevista. Pg 3-7 / Revista Medellín en Escena N° 26. Julio-agosto 2012.Alexander Klein.  Teresita Gómez, un justo orgullo de Colombia – Revista Arcadia. Mayo 2019 

Google News Síguenos en Google News