Por John Brian Cubaque*

Es sorprendente la cantidad de exhibiciones que se han venido realizando en Colombia y el mundo en el último año y en las que participan artistas mayores de 60 años que aún se mantienen vigentes y activas (os). Se destacan artistas, tanto hombres como mujeres (sobre todo ellas), que han tenido una gran trayectoria y que siguen creando y exponiendo sus trabajos en pintura, escultura, performance, montajes, collage, que demuestran su influencia y contemporaneidad en el mundo del arte. Mencionaremos algunas de ellas.

Beatriz González frente al gran telón de su versión del «Desayuno en la Hierba» de Manet, en el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid. Foto Revista AD

Arte Mayor

Vamos a hacer un recuento de algunas de ellas. Comenzamos destacando las retrospectivas de la artista colombiana Beatriz González (Bucaramanga, 1938) en el Pérez Art Museum de Miami (PAMM) a comienzos del año pasado y replicada en el Museo de Arte Miguel Urrutia-MAMU de Bogotá a finales del 2020; la del artista colombiano Miguel Ángel Rojas (Bogotá, 1946) “Regreso a la Maloca” en el Museo de Arte Moderno de Bogotá-MAMBO; la exhibición de la destacada fotógrafa chilena Paz Errázuri (Santiago, 1944) prevista en el MAMU (aplazada -motivo pandemia-para el fin de año); la exposición de los reconocidos Infinite Mirror Rooms de la japonesa Yayoi Kusama (Matsumoto, 1929) en la Tate Gallery de Londres; esta misma artista de 92 años, tiene otra exposición en el Jardín Botánico de Nueva York, llamada Kusama: Cosmic Nature en la que le rinde un homenaje a la ciudad; en la National Portrait Gallery está la amplia muestra de dibujos (150 obras) del renombrado artista inglés David Hockney (Bradford, RU, 1937), un recorrido introspectivo por su producción, compuesta principalmente por autorretratos, desde la década de 1950 hasta nuestros días.

Aunque ya fallecida, Georgia O’Keefee  (1887-1986) madre del modernismo estadounidense, que vivió 99 años y quien tuvo una carrera de más de 70 años, tiene actualmente una representativa exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid; la extraordinaria exhibición Another Energy: Power to continue challenging en el Mori Art Museum de Tokio en la que se le rinde un homenaje al trabajo de más de cinco décadas de 16 artistas mujeres mayores de 75 años, entre las que se encuentra nuestra Beatriz González.

Resaltamos también, el premio Princesa de Asturias a las Artes 2021, otorgado a la artista performática Marina Abramović (Belgrado, Serbia, 1946) quien además, tendrá una retrospectiva en la Royal Academy of Arts en septiembre (es la primera vez que este centro le dedica su sala principal a una artista mujer).

Dos exhibiciones importantes que realiza el Museo de Arte Reina Sofía en Madrid siguen la tónica: La artista sueca Charlotte Johannesson, (Malmö, 1943), artista textil, pionera en arte digital en su país, quien actualmente tiene expuesta su obra llamada Llévame a otro mundo. En el mismo centro, una artista polémica, la norteamericana Ida Applebroog (New York, 1929), abre su primera retrospectiva denominada “Marginalia”, a los 92 años.

Trataremos de hacer breves reseñas de todas. Por ahora iniciamos con dos talentosas artistas mujeres, unidas por su tendencia artística: el Pop Art, aunque de estilos muy diferentes. Nos referimos a la colombiana Beatriz González y la japonesa Yayoi Kusama.

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

 

Yayoi Kusama (Matsumoto, 1929)

Esta prolífica y controversial artista japonesa, se dio a conocer a finales de los años sesenta en Nueva York con sus performances críticos contra la guerra de Vietnam y otros similares. Creció artísticamente junto a Andy Warhol y su grupo con los que trabajó. Fue asentando su propio estilo dentro del pop art, con intervenciones de espacios llenos de color y puntos. Su intervención extraoficial en la Bienal de Venecia de 1973 (la propia Kusama en los jardines de la entrada, rodeada de bolas plateadas, las que vendía a US$2, haciendo una crítica al mercantilismo en el arte), la visibilizaron. A partir de entonces, su obsesión por los puntos (dots) la hicieron conocida, y sus esculturas blandas -particularmente calabazas-, al igual que sus exóticas prendas de moda a juego con las exposiciones montadas en espacios punteados de colores, así como los Infinity Mirror Rooms, la catapultaron a la fama.

Infinity Mirror Room. Foto Tate Gallery
Candelabro del dolor. 2016/2018 Yayoi Kusama New York 2019. Foto Tate Gallery

Desde los primeros, realizados a finales de los años setenta del siglo pasado, con bolas de colores y actuación de la artista, estos cuartos de espejos de visión infinita creados por Kusama, se han ido sofisticando hasta llegar al impresionante espectáculo sensorial de luz y color que presenta actualmente, con interminables filas y boletería agotada donde se presentan.

Esta artista tiene una curiosa residencia desde 1977: un hospital siquiátrico en Tokio, a donde ingresó a causa de los frecuentes problemas de inestabilidad emocional y estrés que sufría. Su estudio queda enfrente y allí se refugia en el día para realizar sus obras, y en la noche vuelve al hospital.

En la actualidad, tiene dos importantes exposiciones: Una en la Tate Gallery de Londres con el atractivo de sus Infinity Mirror Rooms, y otra puesta en el Jardín Botánico de Nueva York, en la que le rinde un homenaje a la ciudad que la acogió artísticamente, con sus icónicos objetos envueltos en puntos: La “Calabaza Danzante” (Pumkin dancing) y árboles intervenidos con telas de puntos blancos sobre fondo rojo, así como la versión acuática de su famoso performance en Venecia, acompañados de actividades lúdicas con intervención de público.

“He luchado y he dedicado toda mi energía a la creatividad artística y su excelencia con un sentimiento de asombro.”

Yayoi Kusama

Beatriz González (Bucaramanga, 1932)

Junto a Álvaro Barrios (1945), Bernardo Salcedo (1939-2007) y Nadín Ospina (1960), Beatriz González es una de las artistas representativas del pop art en Colombia. Su obra es crítica con la clase dirigente del país; sus modelos: los presidentes, la iglesia y los militares principalmente. Son bien conocidos los gigantescos telones con escenas de la vida social y política colombiana, así como los carteles del presidente Turbay condecorando al nuncio apostólico (contubernio con la iglesia). También son destacados los muebles pintados en versiones pop, de cuadros famosos como La última cena y la Monalisa de Leonardo Davinci, la primera sobre una mesa y la segunda en un aparador con espejo; o el joven flautista de Edouard Manet, realizado sobre un tambor.

Por otro lado, su obra documenta la parte sensible de la violencia en Colombia. En los últimos años, su trabajo se centra en el dolor de las víctimas, sobre las cuales ha realizado serigrafías y litografías (carteles de calle pegados en muros de varias ciudades) que tuvo la oportunidad de exponer en la Galería Casas Reigner a comienzos de 2021 y que que muestran a mujeres en estado de sufrimiento y angustia por esta causa, así como algunas pinturas de fosas comunes y enterramientos. Esto tiene un antecedente en 2009, cuando realizó una intervención serigráfica sobre los columbarios del Cementerio Central de Bogotá, que llamó “Auras Anónimas”, como homenaje a los miles de muertos y desaparecidos, y refleja el dolor causado por la violencia (víctimas cargando a sus muertos). Fue hecha sobre la zona donde fueron enterrados en fosa común, los miles de muertos no reconocidos durante el levantamiento del 9 de abril de 1948.

En 2015, hizo parte de la gran exposición “The world goes Pop”, una visión ampliada del arte Pop en el mundo, realizada por la Tate Gallery de Londres, con su obra más conocida: “Los Suicidas del Sisga”.

Los Suicidas del Sisga (1965) uno de los más conocidos cuadros de Beatriz González.

Desde el 2017, con la exhibición Beatriz González, 1965-2017”, que expuso sucesivamente en el Museo de Arte Reina Sofía, de Madrid; en el Instituto KW de Arte Contemporáneo, de Berlín; y en el Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos, ha estado presente en la escena artística del mundo. A comienzos del año pasado, esta misma exposición, ampliada (150 obras), fue exhibida en el Pérez Art Museum, de Miami, Florida y replicada en el Museo de Arte Miguel Urrutia en Bogotá. Actualmente, expone su obra, en el Mori Art Museum -MAM, de Tokio, junto a otras 15 consagradas artistas mujeres mayores de 70 años, entre las que se encuentran la libanesa Etel Adnan (1946), la japonesa Mishima Kimiyo (1932), la suiza Miriam Cahn (1949) y la estadounidense Senga Nengudi (1943), entre otras, como homenaje a las más de 5 décadas de trabajo continuado de las artistas participantes. Gran homenaje a la persistencia artística.

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

*John Brian Cubaque (1954) es Diseñador gráfico, especializado en diseño editorial y docente universitario. Ex periodista gráfico de la revista Semana y de la Agencia nacional de noticias CIEP. Actualmente es editor de quintopiso.net, pagina dedicada al bienestar, respeto y empoderamiento de personas mayores de 50 años.

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
¬¬¬¬¬

Suscríbete a Quinto Piso

Indica tu e-mail para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevos contenidos.

Únete a otros 171 suscriptores